Un proyecto de pintura de interiores puede parecer una manera perfecta de dar un toque distinto a nuestras casas, en ocasiones, este divertido proyecto de bricolaje puede producir resultados nefastos en nuestra decoración. Sorprendentemente, los errores más grandes que pueden ocurrir con la pintura de interiores suelen tener más que ver con pequeños descuidos en la preparación más que en la técnica. Por ejemplo, muchos pintores pasan por alto la imprimación de la pared, apresurando esa segunda capa de pintura o incluso simplemente, sin elegir la herramienta adecuada para el trabajo.
Para ayudar a evitar estos contratiempos, hemos reunido once errores frecuentes al pintar interiores y  posibles soluciones. Así que guarda todavía el pincel antes de ponerte a pintar y sigue leyendo para conseguir los mejores resultados.

11 errores en la pintura de interiores que casi todo el mundo comete

1. No usar cinta de pintor
Al decorar, la cinta de pintor es el material protector número uno para reducir las manchas de pintura, asegurando bordes nítidos y dejando una línea prolija y profesional entre las superficies. Por ejemplo, si deseas pintar solo áreas particulares de una superficie con adornos decorativos, la cinta de pintores está al rescate. La cinta de pintor también protege las esquinas de la habitación, los interruptores de luz y los marcos de puertas y ventanas. Con la cinta de pintores, puede decir adiós a los resultados manchados y saludar a un acabado limpio y profesional.
Consejos para usar cinta de pintor:

  • Asegúrate de que la superficie esté limpia antes de aplicar la cinta de pintor.
  • No retires la cinta hasta que la pintura se haya secado por completo.
  • Asegúrate de que la cinta esté bien sellada a lo largo de los bordes de la superficie.
  • Marca el borde con una espátula antes de quitar la cinta

2. No preparar la superficie para pintar

El éxito y la durabilidad del trabajo de pintura dependerán principalmente de la preparación de la superficie a pintar, paso que en muchas ocasiones pintores aficionados se olvidan. Muchos piensan que una nueva capa de pintura puede cubrir esas paredes sucias, pero al no eliminar la suciedad lo que lo deja con un mal trabajo de pintura. La suciedad, el aceite, los arañazos, las grietas, los orificios de burbujas o cualquier otra imperfección de la superficie de la pared pueden provocar defectos como manchas de pintura irregulares y pinturas que se descascaran y se despegan fácilmente. Para obtener buenos resultados, asegúrate de que tu primer paso sea limpiar esas paredes.

Consejos para preparar la superficie:

  • Limpiar la superficie interior con agua jabonosa suave.
  • Deja secar la superficie antes de comenzar a lijar y rellenar los agujeros con una solución de relleno de superficies.
  • Imprime la superficie con una capa de pintura de imprimación y déjala secar completamente. Una vez que esté seco, la superficie de la pared interior estará completamente lisa, lista para ser pintada.

3. Saltarse la Imprimación

Ahora que tiene una superficie limpia, ¡es hora de imprimar! Como parte esencial para crear un acabado suave y duradero, este es un paso que deberías omitir. La imprimación también ayuda a resaltar el color real que has seleccionado al sellar la pintura a la superficie y ayudar a que el pigmento se adhiera mejor a sus paredes.

Cuándo usar una imprimación:

  • En paneles de yeso nuevos o madera sin pintar, ya que ambas superficies son muy absorbentes
  • Antes de volver a pintar sobre pinturas brillantes o a base de aceite, para que la pintura nueva se adhiera mejor a la superficie
  • Para ocultar las manchas u olores de la superficie.
  • Antes de volver a pintar una superficie previamente pintada de color oscuro a color claro o viceversa

4. Escoger el brillo de pintura incorrecto
Ahora que hemos cubierto la preparación, pasamos a pintar. Al usar el brillo incorrecto para una pared interior, puedes terminar creando una apariencia y sensación completamente inesperada. Cuando se trata de acabados, hay muchos que considerar incluir: brillo, semibrillante, plano y mate, por nombrar algunos. El brillo de los colores determina el brillo de la pintura aplicada una vez que esté seca.

Si bien el nivel de brillo se reduce a tus preferencias personales, algunos acabados funcionan mejor que otros en escenarios específicos. Por ejemplo, las superficies del techo no siempre son tan lisas o con un acabado perfecto como las paredes interiores, lo que hace que pintar el techo sea un poco más desafiante. Usar una pintura mate o mate en estas superficies puede hacer que estas imperfecciones sean menos visibles.

El brillo, por otro lado, refleja la luz y resalta las imperfecciones de la superficie de manera prominente. Entonces, para las superficies de las paredes, es mejor usar una pintura satinada o semibrillante para lograr un equilibrio justo. También protegerá la superficie de la penetración de humedad que puede provocar el crecimiento de moho y hongos.

5. Elegir la pintura de baja calidad
Ahora que ha elegido su acabado, es hora de examinar cómo elegir el tipo correcto de pintura para el trabajo. Después de todo, no hay nada más frustrante que poner la preparación y descubrir que una fórmula de pintura mediocre arruina el resultado final.

Estos son algunos de los consejos para elegir la pintura adecuada:

  • Busca qué imprimaciones y capas de base se necesitan para obtener los mejores resultados.
  • Comprueba el brillo. Las pinturas de mayor brillo tienden a ser más vibrantes y duraderas. Sin embargo, lo idóneo es encontrar un equilibrio en cuanto al brillo de su superficie.
  • Cuando compres la pintura, elige marcas de pintura de renombre. Las marcas de pintura de calidad ofrecen características de pintura, como longevidad y capacidad de lavado garantizadas.

Por último, pero no menos importante, consulta con un experto en pintura profesional sobre las opciones y selección de pintura de calidad.

6. No comparar muestras de pintura con la luz de la habitación

Continuando con nuestro último consejo de pintura, al probar tu pintura, es esencial considerar la fuente de luz natural y artificial de la habitación. El hecho de que un color de pintura se vea bonito bajo iluminación fluorescente artificial no significa que se vea igualmente bien bajo la luz natural de la habitación.

Para evitar este error, considera seleccionar un puñado de colores para la habitación y compararlos bajo la luz natural y sus luces artificiales para ver cómo cambian los colores.

7. No probar el color de la pintura de antemano
Al elegir la pintura adecuada, puede ser tentador comprar una lata y terminarlo. Sin embargo, la razón por la que se inventaron las macetas de prueba y las muestras de pintura es para asegurarse de obtener la combinación adecuada para la superficie. La pintura en la lata rara vez se verá igual una vez que esté en tus paredes.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo probar correctamente la pintura contra su superficie:
Pinta las muestras directamente en la pared para ver cómo la pintura satura la superficie
Considera realizar pruebas en varias paredes, ya que el mismo tono de pintura puede verse diferente en diferentes paredes e iluminación.
Para algunos colores de pintura saturados o súper brillantes, considera probarlo aplicando imprimación antes de dos capas de pintura.

8. Pintura en condiciones inadecuadas
Aunque no tengas que preocuparte por la lluvia al pintar un interior, no significa que no haya condiciones que debas evitar. Éstas incluyen: mala ventilación, humedad excesiva, temperatura de congelación o incluso contaminación química de los productos utilizados para preparar la superficie. En estas condiciones, la pintura se expone a una cantidad considerable de humedad o productos químicos, lo que dificulta que la pintura se adhiera y se seque de manera uniforme, lo que provoca eventuales grietas y descamación.

9. Usar las herramientas de pintura incorrectas

En el siguiente paso, ¡es hora de tener en cuenta qué herramientas de pintura uso! Una parte crucial para obtener los resultados deseados es saber qué herramienta o cepillo es el adecuado para el trabajo. En un trabajo de pintura de interiores donde el objetivo es un acabado duradero, es necesario elegir un equipo de alta calidad para lograr esa capa y acabado uniforme de la superficie.

Tipos de pinceles:
Podemos dividir los pinceles en dos categorías, los de cerdas de pelo natural y los elaborados con materiales sintéticos, como nailon o poliéster. Se pueden usar cepillos naturales o cepillos sintéticos para aplicar pinturas y recubrimientos tanto alquídicos como a base de aceite, mientras que los recubrimientos de látex deben aplicarse con un cepillo de poliéster.
Se debe usar un pincel rígido, ya que retendrá más pintura, mientras que se deben usar pinceles más pequeños para detalles más delicados alrededor de esquinas, marcos y accesorios.

Tipos de rodillos:
La mayoría de las cubiertas de los rodillos de pintura están hechas de tejidos y cubiertas de felpa. Las cubiertas de rodillo de pelo grueso de ¾” pueden contener más pintura y funcionar mejor en superficies rugosas, en concreto, sobre plataformas y ladrillos. Para cielorrasos y paneles de yeso, las cubiertas de rodillo de pelo mediano de ⅜”  son la mejor opción. Las paredes interiores se adaptan mejor a una pequeña cubierta de rodillo de pelo de ¼”, o los rodillos de espuma pueden realizar el acabado más suave. Para superficies texturizadas de ligeras a medianas, los rodillos de microfibra son la mejor opción.

10. Falta de manchas en la superficie y líneas irregulares
Al pintar las áreas de la superficie interior alrededor de las esquinas y los bordes, perder un punto o no aplicar suficiente pintura hará que se proyecten sombras pesadas en el trabajo de pintura. La posibilidad de que se produzca este error es mayor si se recorta la superficie. Debes dejar que toda la superficie se seque antes de volver a retocar.

Una vez que las áreas previamente pintadas estén secas, difumina los bordes y las esquinas con capas frescas de pintura sin romper la pintura anterior, con la ayuda de la cinta de pintores que comentamos anteriormente. Retira la cinta con cuidado tan pronto como termine el retoque, usando algo afilado para marcar a lo largo del borde de la cinta mientras la retira.
11. Cepillado excesivo
Cepillar sobre la misma área incluso después de que la pintura haya comenzado a secarse es un error técnico, principalmente causado por manos inexpertas. El cepillado sin objetivo o la aplicación de demasiada pintura a un pincel provocan estrías y marcas visibles en nuestra superficie. Para un acabado rico y suave, es importante acumular gradualmente la pintura de manera uniforme y con pinceladas consistentes.

pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO