Muchas veces cuando nos animamos para pintar nuestra casa a través de una empresa especializada, nos encontramos ante la situación en la mayoría de ocasiones en las que el pintor llega a la casa, mira en silencio y nos dice un precio. Ante esto nos asalta una duda, ¿cómo se yo que no me están timando?,¿el precio esta bien ajustado o me están cobrando de más? Hoy os vamos a dar las claves para saber como diferenciar entre un profesional y un chapuzas y así saber como contratar con los mejores siempre.

1. Espacio a pintar

Antes de nada como primero y principal es saber cuanta superficie vamos a pintar. No es lo mismo pintar una habitación que una casa entera. En este punto se ha de evaluar por metros en función del largo y la altura de las paredes y si se va a pintar el techo también o no.

2. ¿Vas a cambiar?

Si has decidido dar el paso y unirte a la legión que pasa de gotelé a las paredes lisas, o si por el contrario eres todo un contrarevolucionario y haces a la inversa poniendo gotelé en tus paredes, tanto una cosa como la otra hay que tenerla en cuenta ya que en cuanto a tiempo, trabajo y materiales va a ser parte determinante a la hora de presupuestar.

Cómo diferenciar a un chapuzas de un profesional

3. El tipo de pintura

Si vas a una tienda de pintura o tienda de bricolaje observarás como puedes encontrar una gran diferencia en cuanto a precios, Esto no se debe a ningún tipo de capricho de las marcas, por lo general a un bote de pintura barato le costara mucho más realizar una buena impresión sobre la pared, de modo que será necesario pasar más de una mano de pintura y a la larga conllevará gastar más cantidad de pintura y tiempo en dar distintas manos. Por eso siempre es mejor optar por una pintura de calidad porque a la larga, y como todo en esta vida, lo barato sale caro.

 4. Materiales a usar

Pero un profesional no sólo tiene que tener en cuenta la pintura, si no también el conjunto de materiales necesarios para pintar de manera competente. En esta campo entran brochas, rodillos, papel y plásticos para proteger los muebles, cinta de carrocero…

5. Tiempo de trabajo

El tiempo empleado a la hora de realizar un trabajo es otro de los factores que influyen a la hora de dar un precio. Cada trabajador tiene un coste hora y en función de este y las horas necesarias para realizar el trabajo es lo que se determina finalmente la mano de obra.

6. Cubrir y/o retirar el mobiliario

No es lo mismo tener que pintar una vivienda que se encuentra vacía que una llena de muebles, ya que esto afecta directamente en el tiempo a la hora de completar el trabajo. Si la vivienda no tiene muebles por lo general es como se dice coloquialmente «llegar y besar el santo» ya que se despliegan lo materiales e inmediatamente nos ponemos a pintar. Por el contrario, si hay muebles, cortinas, cuadros, espejos… hay que tomarse un tiempo en protegerlos o retirarlos en la medida de lo posible de las paredes y en definitiva, evitar a toda costa que puedan sufrir cualquier tipo de mancha o desperfecto.

7. Preparación de las paredes 

Pintar no es llegar, dar cuatro brochazos y listo, a no ser que seas un chapuzas. Si se quiere realizar un trabajo correctamente, antes de pintar hay que hacer un trabajo previo para preparar la pared, como puede ser tapar grietas, limpiar las partes que se encuentren excesivamente sucia y eliminar todo tipo de imperfecciones que podamos encontrar tanto en paredes como techos. Una vez realizado esto es cuando un verdadero experto procede a aplicar la pintura.

8. Costes adjuntos al trabajo

Por último, un buen profesional ha de tener en cuenta otros factores que intervienen directamente o indirectamente, como pueden ser los costes de desplazamiento, si el cliente nos pide algún tipo de material específico que incremente el precio o si las imperfecciones en las paredes son tan grandes que requieren un trabajo en profundidad de albañilería.

Tape
pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España