Por su durabilidad y por necesitar de poco mantenimiento, los azulejos son un material ideal para cubrir suelos de cocina, encimeras y secciones de pared. Sin embargo, el mosaico incorrecto puede darle a tu cocina un aspecto desgastado y anticuado que no combina muy bien con los electrodomésticos modernos y la decoración. En lugar de arrancar los azulejos y reemplazarlos, es posible que prefieras una solución más fácil y menos cara: remodelar tu cocina pintando los azulejos. Si bien el proceso requiere un trabajo de preparación cuidadoso, es un proyecto simple que un principiante puede hacer con facilidad.

Cómo pintar azulejos de la cocina con resultado profesional

Pintar los azulejos de la cocina paso a paso

1. Elige el lugar correcto

Si bien puedes pintar cualquier azulejo, hay ciertos lugares donde es más probable que la pintura se adhiera adecuadamente. Las áreas de alto tráfico y alta humedad pueden ser problemáticas a la hora de pintar los azulejos, por lo que es posible que desees evitar pintar el suelo y la encimera cercana al fregadero. En su lugar, opta por las áreas de la cocina como el protector contra salpicaduras detrás de la estufa, o la encimera ubicada lejos del fregadero, la barra de la cocina o cualquier lugar con el que no tengas contacto constante.

2. Preparar el azulejo

Para que la pintura se adhiera a la cerámica, debes preparar el azulejo de la cocina antes de pasar la brocha. La limpieza del azulejo es clave, ya que los residuos de suciedad, grasa y moho pueden evitar que la pintura se adhiera adecuadamente. Usa un limpiador de azulejos comercial ligeramente abrasivo para eliminar cualquier residuo que pueda haber en la superficie. Si hay moho presente, frota el azulejo con lejía o peróxido de hidrógeno.

Una vez que el azulejo esté limpio, líjalo. La cerámica tiene un acabado brillante que no sostiene bien la pintura; lijar la superficie crea una textura que facilita que se adhiera la pintura. Asegúrate de limpiar los azulejos nuevamente para eliminar el polvo de lijado antes de pintar. Si tu azulejo está dañado de alguna manera, haz las reparaciones antes de pintar. Usa masilla para rellenar cualquier grieta, y deja que se seque durante varios días antes de pasar a la pintura.

3. Elige los productos correctos

La clave para un acabado suave y uniforme en tus azulejos es una buena base. Elige una imprimación de epóxica o de uretano para proporcionar una superficie ideal para que la pintura se adhiera. Una fórmula epóxica generalmente es la mejor opción porque ofrece la mayor durabilidad, y puedes cubrirla con cualquier tipo de pintura. Cuando se trata de la pintura en sí, opta por una fórmula brillante o semi brillante. Puedes usar una pintura de látex, aceite o epoxi. El látex por lo general se seca rápidamente, pero tiene un acabado más suave que puede romperse si la superficie está rayada. La pintura a base de aceite tarda más en secarse y es más difícil de limpiar, pero su acabado suele ser más duradero. Lo mejor es que optes por la pintura epoxi, que generalmente es la más duradera.

4. Lento pero seguro

Cuando se trata de aplicar la pintura, se requiere paciencia. No coloques una gruesa capa de pintura en un esfuerzo por terminar más rápido, ya que cometerás un error a la hora de pintar; cuanto más gruesas sean las capas, más probabilidades hay de que la pintura se pele o se despegue. En su lugar, aplica varias capas delgadas, asegurándote de permitir que cada capa se seque completamente antes de añadir la siguiente. Cuando estés satisfecho con la cobertura de los azulejos, deja que la pintura se seque durante dos o tres días. Una vez que esté completamente seco, puedes aplicar una última capa de protector transparente para ayudar a proteger los azulejos de la humedad, arañazos y otros daños a la superficie.

pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO