Cada vez es más habitual renovar el aspecto de los muebles que ya tenemos en vez de comprar otros nuevos. Darle un toque diferente a ese armario, cómoda, banco de madera. Eso también permitirá darle un ambiente diferente a la estancia donde se encuentren y por tanto, a tu casa.

Si quieres darle una segunda vida a esos muebles renovando la pintura y así reciclar el mueble en cuestión, independientemente de que el mueble esté sin tratar o ya tenga pintura anterior, sigue leyendo, te decimos cómo.

Cómo pintar muebles de madera

Pasos para pintar muebles de madera

Prepara la superficie.

Si se trata de un mueble o puerta con la pintura en buen estado y solo quieres cambiar de color, puedes dejar la antigua, que te servirá como base, aunque deberás limpiarla. Si no está en condiciones o tiene tantas capas que no admite más, tendrás que decapar antes de pintar. En el caso de muebles nuevos, debes preparar igualmente la superficie con tapaporos.

Elige el tipo de pintura o esmalte.

La ventaja de los esmaltes es que, por su composición, son más resistentes y, normalmente, los elementos de madera que se pintan, como muebles, puertas de paso, puertas de armario, etcétera, son de mucho uso.

  • ​​Esmalte acrílico: también llamado esmalte de agua. Cómo su nombre indica, su diluyente es de agua, no huele cuando lo aplicas y se seca rápido. Se puede aplicar tanto con brocha y rodillo como con pistola. Es menos resistente que el esmalte sintético. Tras aplicarlo, los útiles se limpian con agua.
  • Esmalte sintético: su composición se basa en compuestos sintéticos como resinas y poliuretanos, lo que le da resistencia y elasticidad.Tarda más en secar y, aunque al tacto parezca seco, hay que esperar 24 horas para repintar. Tras aplicarlo, los útiles se limpian con disolvente sintético o aguarrás mineral.
  • Pintura: se puede aplicar pintura sobre superficies de madera o fibras de madera siempre que las hayas sellado con una imprimación. En este caso te recomendamos pintura mate. Ten en cuenta que es menos resistente y que el repintado deberá ser más frecuentemente.

Pintar superficies de madera sin tratar.

  • Lija suavemente la superficie de madera. Con una brocha seca, límpiala de los restos de serrín. Usa gafas y mascarilla siempre que lijes.
  • En maderas nuevas siempre es aconsejable aplicar tapaporos antes que la pintura. Aplica una mano de tapaporos y deja secar. Pasa la mano para comprobar que no ha quedado ningún poro levantado (te darás cuenta si raspa); si es necesario lija aún más suavemente otra vez y limpia.
  • Aplica el esmalte elegido. Si el fabricante lo indica, diluye la primera mano. Si la superficie es grande, usa un rodillo de unos 6 u 8 cm. En el envase verás sus usos: compra uno universal o de lana para esmaltar.
  • Deja secar la primera mano y aplica una segunda. Pasa el rodillo en tramos pequeños, sin cargarlo mucho de producto para que no gotee, y en vertical, horizontal y pasadas cruzadas. Si chorrea alguna gota, pasa sobre ella el rodillo inmediatamente. Si te das cuenta cuando la pintura ya está seca, levanta los goterones con la punta de la espátula y vuelve a pintar esa zona.
  • Las patas de muebles y zonas complicadas, como molduras, píntalas con paletina o incluso brocha de recortar y pincel. Deja secar el tiempo que indica el fabricante.

Pintar superficies de madera pintadas 

Si la superficie está previamente pintada tienes dos opciones: dejar la pintura previa si está en buenas condiciones y repintar sobre ella o decapar antes de pintar.

  •  Comprueba que la pintura está bien adherida a la superficie. Puedes hacerlo pasando un taco de lija: si la lija desprende polvillo y no se queda trabada con gruesos restos de pintura, está en condiciones de ser repintada
  • Lija todas las superficies pintadas. El objetivo es crear una base menos lisa donde la nueva pintura se adhiera mejor. Ponte mascarilla para evitar respirar el polvo desprendido.
  • Lija todas las superficies pintadas. El objetivo es crear una base menos lisa donde la nueva pintura se adhiera mejor. Ponte mascarilla para evitar respirar el polvo desprendido.
  • Retira todo el polvo con un trapo. La superficie que vas a pintar debe estar completamente limpia.
  • Que la superficie estuviera pintada, te sirve de imprimación (poro cerrado), con lo que ya puedes aplicar directamente la pintura.
  • Da dos manos, respetando el tiempo de secado entre ellas y ya tienes perfectamente pintado tu mueble o elemento de madera.
  • Si el esmalte o pintura antiguos no están en buenas condiciones o el elemento ya ha sido repintado muchas veces, te aconsejamos que lo decapes (con decapante). En cualquiera de los casos, usa mascarilla

Si en lugar de esmaltar la superficie decapada quisieras aplicar un barniz para recuperar la veta de la madera, deberás lijar con lija de grano fino para eliminar cualquier resto de pintura antigua que no haya salido con el decapante. Hazlo siempre en el mismo sentido que las vetas de la madera. Después aplica tapaporos y el barniz como acabado final.

Superficie con agujeros y otros desperfectos

Hay que taparlos con masilla para madera. Y tienes que elegir el tono de masilla que mas se asemeje a la madera en cuestión.

  • Pon un poco de masilla en la espátula de carrocero y aplícala sobre el desperfecto, haciendo presión para que penetre y a la vez retirando el sobrante.
  • Deja secar y lija en el sentido de las vetas para nivelar la masilla perfectamente con la superficie de madera. Ya puedes aplicar el tapaporos y después el esmalte, como te hemos explicado antes.
Pintando los muebles puede que consideres la posibilidad de pintar otras zonas de la casa como, la cocinalos techosel salón o incluso la casa por fuera para que el contraste con tus muebles sea el perfecto. El mobiliario siempre tiene que estar en sintonía con las paredes y suelo de la casa para sacar el máximo partido.
pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO