Habitualmente queremos darle un cambio de aire a nuestro hogar y decidimos pintar en casa. Es una decisión relativamente compleja que implica esfuerzo y paciencia. Pintar la casa es una tarea que debe ser realizada por profesionales para obtener un buen resultado y que además conlleva una posterior limpieza a fondo de la casa.
Otra opción a menor escala a la hora de dar otro estilo a nuestra vivienda es la de pintar los muebles buscando mejorar su apariencia y/o destacarlos. Esto es más habitual de lo que nos pueda parecer y es que, con la crisis, muchas personas optan por pintar los muebles en lugar de comprar unos nuevos. Es una forma más económica e igualmente eficiente a la hora de renovar el aspecto general de la vivienda.

Cómo pintar un mueble de madera

Vamos a detallarte el proceso secuencial a la hora de pintar tus muebles, siguiendo estos pasos podrás realizar un trabajo de ciertas garantías.

  1. Primero debes lijar a conciencia la superficie. Se trata de eliminar los restos anteriores de barniz o pintura impregnados en el mueble. El acabado mejorará notablemente si hemos lijado correctamente. Para lijar con una técnica adecuada es necesario lijar en la misma dirección de la veta de la madera y mantenerla en el lijado de todo el mueble.
  2. Conviene limpiar el mueble con una bayeta de microfibra humedecida y dejarlo secar. Después aplicaremos la llamada capa selladora que es la clave para que el mueble absorba bien el nuevo color que se le aplicará. Debemos seguir las instrucciones del fabricante del producto pero, a priori, no es necesario que la aplicación sea perfectamente uniforme, el producto cumplirá su funcionalidad de igual forma, no hay que esmerarse en el acabado en este paso. Si la pintura ya viene con base selladora incorporada podremos obviar este paso pero, si no es así, es imprescindible.
  3. Una vez ha secado la capa selladora es el momento de pintar el mueble con su nuevo color. Para lograr un perfecto acabado se recomienda dar al menos dos manos de pintura dejando secar siempre después de cada mano o aplicación. Aunque haya que dar más manos se recomienda pintar dando capas finas al mueble, el resultado será mucho más vistoso y profesional. Para pintar podemos emplear rodillos o borcha. Esta última es la recomendada si existe algún tipo de relieve o dibujo. Para zonas lisas si utilizamos rodilo, hay que evitar presionar demasiado para evitar grumos.
  4. Una vez finalizado el proceso de pintura podemos aplicar una última capa de barniz incoloro para que, además de dar brillo y un toque de distinción al mueble, protejamos totalmente la superficie que hemos pintado. El barniz se aplica con suavidad en capas finas y utilizando una brocha para poner especial atención al detalle.
pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO