Cuando se trata de papel tapiz, lo que sube, debe bajar. Puede que a los ocupantes anteriores de tu hogar les haya encantado ese papel de rayas marrones, pero eso no significa que debas quedarte con él.  Aunque es posible pintar o aplicar un nuevo revestimiento de paredes sobre el papel tapiz existente, todos los profesionales están de acuerdo en que el mejor plan es retirar el papel y comenzar de nuevo.

Todo lo que necesitas hacer es aprender cómo quitar el papel tapiz y prepararte para transformar todo tu espacio. Sigue leyendo para saber qué debes hacer para retirar ese revestimiento de tus paredes sin dañarlas en el proceso. No importa con cuál tipo de papel estés tratando, te mostraremos cómo eliminarlo de la forma más efectiva.

Cómo quitar el papel tapizado de las paredes

Paso 1: Protege el suelo y la carpintería

Protege cuidadosamente el piso, los muebles y los objetos de madera. Quita todo de las paredes, incluidas las rejillas de ventilación, las cubiertas de los enchufes y las chapas de los interruptores, y cubre las aberturas con plástico y cinta. Apaga la electricidad de la habitación y usa lámparas de trabajo de alta calidad para iluminar tu área de trabajo. Si es posible, retira los muebles completamente. Si no, muévelos al centro de la habitación y cúbrelos con plástico.
El pegamento y el agua correrán por las paredes, por lo que debes proteger los pisos y evitar que el agua se cuele detrás de molduras, zócalos y pasamanos. Haz esto cubriendo los lugares estratégicos con plástico y ajustándolo con cinta adhesiva.

Paso 2: Arranca el papel

Realiza este paso sin usar agua para comenzar a retirar el papel tapiz viejo. El punto es quitar la capa superior del papel y dejar el respaldo en la pared. De esa manera, el respaldo absorberá fácilmente el agua, lo que hará que el resto de la eliminación del papel tapiz sea más rápida y fácil. Usa una espátula para despegar el borde del papel si es necesario, y tira del papel hacia abajo lentamente en un ángulo de 45 grados, aplicando una presión moderada. Con esta técnica, a veces, puedes quitar hojas completas de papel tapiz más nuevo. Pero cuanto más tiempo haya estado pegado el papel, más probabilidades hay de que se desprenda en pedazos más pequeños (o que ni siquiera lo haga en absoluto) al tratar de despegar el papel tapiz. ​

Paso 3: Aplica agua caliente

Aplica el agua más caliente que puedas tolerar (usando guantes) al respaldo del papel tapiz y el revestimiento restante para suavizarlos y al adhesivo que se encuentra debajo. La parte difícil es hacer esto sin dañar la pared. Las paredes de yeso pueden resistir una gran cantidad de agua caliente sin ningún problema. Pero el drywall tiene una superficie de papel que puede dañarse por el contacto prolongado con el agua. Está bien humedecer el drywall, pero no lo mantengas húmedo durante más de 15 minutos a la vez. Trabaja en secciones pequeñas para que el respaldo no se seque antes de que tengas la oportunidad de retirar el papel tapiz.
Aplica el agua con una esponja (o una fregona para los lugares altos). Deja que el respaldo absorba el agua hasta que comience a separarse de la pared. Cuando el respaldo se suavice (usa un raspador para verificar), estarás listo para el siguiente paso.​

​Paso 4: Raspa el respaldo

Usa una espátula de metal muy flexible con esquinas redondeadas para raspar el respaldo de la pared. No uses la espátula de manera demasiado agresiva, ya que las paredes de yeso pueden ser suaves en algunos puntos y un raspado demasiado fuerte puede dañarla fácilmente. Usar una cuchilla flexible es clave porque no penetrará tanto en el panel de yeso. Las espátulas plásticas no funcionan, son demasiado gruesas para quedar debajo del respaldo.

Paso 5: Elimina todos los restos de adhesivo

Habrá una gran cantidad de adhesivo en la pared una vez que el respaldo haya desaparecido, y se necesitará mucho esfuerzo para quitarlo todo. Raspa la mayor cantidad de pegamento posible con una espátula. Luego, lava bien las paredes con una esponja y agua.
Cuando el adhesivo se haya ido, la pared aún se sentirá pegajosa. Rocía la pared ligeramente con agua. Mantén tu luz de trabajo paralela a la pared para ver si quedan trozos de adhesivo. Si no lo quitas todo, cuando pintes la pared, la pintura eventualmente se descascarará. El papel tapiz que se coloque sobre él se abombará o no se pegará correctamente.

Paso 6: Repara, lija y aplica imprimador

Al día siguiente, después de que la pared se haya secado por completo, prepara la pared para la pintura o el papel tapiz nuevo. Llena los agujeros o desniveles con compuesto para juntas. Una vez que las reparaciones estén secas, lija la pared hasta que esté suave. Si planeas colocar un nuevo papel tapiz, utiliza un imprimador acrílico formulado para aplicaciones de papel tapiz para que sea más fácil quitarlo la próxima vez. Al pintar es interesante, usar una imprimación diseñada para ese propósito. Si no lo haces, corres el riesgo de quitar la superficie de papel del drywall cuando intentes retirar el revestimiento nuevo.
pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO