La pasada semana os contábamos cómo preparar una fachada antes de pintarla, y hoy vamos con los consejos que debéis seguir para poneros manos a la obra y pintar. Comos siempre, os recomendamos que para estos trabajos más delicados contratéis a pintores profesionales, pero si queréis aventuraros y echar mano del rodillo, aquí os contamos cómo hacerlo.

Después de haber acabado con la tarea de limpiar la fachada, debemos elegir el tipo de pintura. La recomendada para estos casos, y la más utilizada es la acrílica. ¿Por qué? Por su resistencia a los rayos UVA que proyecta el sol en nuestras casas y porque el secado es de los más rápidos. De todas formas, se debe de tener en cuenta el tipo de pared y también el clima de la zona. Aquí puedes aprender más sobre los tipos de pintura para exteriores.

Por otro lado, la porosidad de la superficie determinará el número de capas que debemos darle. Por lo general, con dos bastará, aunque dependerá de lo que hemos comentado acerca del clima y el tipo de pared. Recuerda, además, que para aplicar la segunda capa la primera debe estar completamente seca.

Consejos para pintar una fachada

Una vez elegido el tipo de pintura y el color, y habiendo pasado dos semanas desde que lavamos la fachada, procedemos a pintar. Nuestra recomendación es que uséis pistola, aquí os explicamos cómo pintar con pistola. Sin embargo, si no tenéis o no podéis adquirir una, bastará con un rodillo de lana, de mango grueso y extensible, que nos ayudará a llegar a las zonas más altas. Con el tipo de pintura adecuado, pintar una fachada no difiere mucho de pintar una pared interior.

pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO

Contenido relacionado: