Seguro que ya le has cogido cariño a tu nuevo piso y lo primero que piensas hacer es pintarlo para que tenga un poco más de personalidad y esté a tu gusto. Una forma sencilla de hacer que el lugar lo sientas más «tuyo» es pintándolo de algún color que te guste o te haga sentir, ya sea relajación, energía, concentración, etc. Aunque no lo creas, la psicología del color analiza cuáles son los colores más relacionados con estas sensaciones por lo que recomendamos leer un poco sobre este tema antes de pintar la casa.

Si ya tienes decidido de qué color vas a pintar la pared, ahora toca comprarlo. Antes de nada, recuerda que hay distintos tipos de pintura para cada superficie y área del hogar: exteriores, áreas expuestas a grasa como la cocina, áreas expuestas a humedad como el baño, etc. Asegúrate de que el tipo de pintura que compres sea adecuada para el lugar que pintarás ya que si no lo haces corres el riesgo de que se desprenda con el tiempo.

Cuánta pintura debo comprar

Después de saber el color y tipo de pintura llega la gran pregunta ¿Cuánta pintura debo comprar?  La cantidad es un factor muy importante ya que si pecamos de ahorradores puede que terminemos comprando menos y tengamos que volver a la tienda con el riesgo de no encontrar exactamente el mismo tono de pintura. Por el contrario aunque puedes guardar la pintura para que se mantenga fresca y reutilizarla, aunque tener demasiada tampoco resulta económico.

Existe una sencilla fórmula para calcular cuánta pintura debes comprar y es la siguiente.

1. Mide cada pared, su ancho y su altura y luego multiplicalo. Por ejemplo. Si tu pared mide 2 metros de base por 3.5 de altura debes multplicar 2 x 3.5 = 7m2 de superficie. Si vas a pintar varias paredes, repite este proceso en cada una de ellas y suma todas las superficies.

2. Ese número final te permitirá saber cuánto debes comprar. Fíjate en la etiqueta de la pintura que vayas a comprar. Ahí se suele indicar cuántos metros cuadrados pueden pintarse con cada bote. Lo que debes hacer es dividir el número de la superficie total por el rendimiento del bote de pintura y multiplicarlo por la cantidad de manos que le quieras dar a la pared.

Esta sencilla fórmula es muy útil en la mayoría de los casos. Además, debes considerar el material de la pared ya que algunos son muchos más absorbentes que otros y demandan una cantidad mayor de manos de pintura.

Pintar no es cuestión de agarrar una brocha y tirarse al ruedo. Hay que tener en cuenta muchos factores: preparar la pared, tener las herramientas necesarias a la mano, cubrir el suelo y muebles para no mancharlos, etc. Además, si es tu primera vez tardarás mucho más de lo normal y aún así puedes no quedar al 100% satisfecho.

pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO