En el momento de decorar una pared, agregar color es la forma más sencilla de refrescar la superficie. Con la técnica adecuada, puedes incluso añadir textura y dimensión para hacer que destaquen en cualquier habitación. En el post de hoy te contamos algunas técnicas para darle un toque original a tus paredes.

Técnicas para pintar paredes

Cómo pintar paredes

  • Utiliza plantillas

Las habilidades artísticas necesarias para llevar a cabo esta técnica son mínimas; sólo necesitas escoger un color y un patrón… y eso es básicamente todo. En tiendas especializadas en esto, encontrarás una amplia gama de plantillas que varían en tamaño y diseño.

Para usar una plantilla, simplemente fíjala con cinta en el lugar preciso de la pared y cubre la sección abierta con pintura. Esta técnica es una de las más usadas para darles un toque de creatividad a las habitaciones de los niños. En habitaciones de adultos, un pequeño motivo floral en el borde superior o inferior de la pared puede ser una buena alternativa.

Otra idea es pintar el respaldo de una silla de madera para personalizar aún más el espacio.

  • Usa una esponja

Cuando se trata de técnicas de pintura decorativa para paredes, pocas opciones son más fáciles que la de la esponja, por lo que es una buena opción para los principiantes. Lo primero que debes hacer es aplicar una capa base sobre la pared y después añadir otro color utilizando una esponja para dar cierta textura a la superficie. Si quieres intensificar el texturizado añade un tercer color.

Debido a la textura que le da, la esponja puede disimular aquellas paredes que más tránsito tienen y por tanto las que más suciedad puedan acumular.

  • Utiliza un paño como brocha

Esta técnica es similar a la de la esponja, pero en este caso se utiliza un paño húmedo para aplicar la segunda y tercera capa de color sobre la pared. Es la técnica ideal si lo que deseas es dar a tus paredes un acabado desgastado.

Antes de sumergir el trapo en la bandeja de pintura, arrúgalo como si intentases convertirlo en una bola para crear los pliegues y aristas necesarias. A lo largo del proceso, dale nuevas formas al paño para que el resultado final sea un texturizado aleatorio. Cuando el paño esté completamente empapado de pintura, cámbialo por uno nuevo.

  • La técnica del Frottage

Este proceso consiste en aplicar pintura a un pedazo de papel y luego presionarlo sobre una pared que se ha preparado con una capa base. Cuando se despega el papel, la superficie queda moteada.

Prácticamente cualquier tipo de papel funciona para el frottage, pero es mejor evitar las páginas de periódico o de revista porque pueden transferir parte de la tinta a la superficie, ya que eso arruinaría el acabado. Es divertido experimentar con otros materiales como por ejemplo el plástico.

pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO