¡Pintores! Si el aspecto industrial a lo loft neoyorquino es lo vuestro, y las paredes de vuestro salón, despacho o cocina son de ladrillo, hoy os explicamos qué tenéis que hacer para pintarlas. Así que manos a la obra ¡y a trabajar!

¿Qué vamos a necesitar?

  • Plásticos y cinta de carrocero
  • Tres bayetas de microfibras
  • Cubo con agua y jabón de lavavajillas -Fairy, Mistol-
  • Masilla
  • 2 Brochas pequeñas
  • Pintura de imprimación
  • Un rodillo
  • Pintura de látex o acrílica
  • Guantes
Tutorial para pintar las paredes de ladrillo

Una vez reunidos los materiales necesarios, comenzamos:

1. Lo primero que debemos hacer, como siempre, es cubrir el suelo y los muebles con plásticos y fijarlos con cinta de carrocero para que no se muevan y nos resbalemos cuando estemos pintando. Si podemos sacar algunos muebles de la habitación será ideal, así gozaremos de más espacio para el trabajo. Recuerda siempre usar guantes y abrir las ventanas; si tienes algún problema respiratorio usa también una mascarilla.

2. Una vez cubiertos los suelos, comenzaremos a preparar la pared. Primero pasaremos por toda ella una bayeta húmeda para eliminar el polvo (también podemos usar una aspiradora, si tenemos, ya que agilizará el trabajo). Después, cogeremos otra bayeta y la mojaremos en el cubo de agua al que le añadiremos un cuarto de vaso de jabón lavavajillas (dos dedos). Pasaremos la bayeta especialmente por las juntas, si son demasiado pequeñas, podemos usar un objeto punzante y pequeño (por ejemplo, un destornillador de punta afilada) al que cubriremos con la bayeta para llegar a las zonas más recónditas. Una vez terminado este proceso, cogeremos la tercera bayeta, esta vez mojada sólo con agua, para aclarar. Y dejaremos secar de 3 a 4 horas.

3. Una vez seca la pared, procederemos a arreglar las juntas -las filas entre ladrillo y ladrillo- que estén más desgastadas, es decir, que tengan huecos más pronunciados-. Para ello, aplicaremos masilla con una de las pequeñas brochas. Y dejamos secar un par de horas.

4. El siguiente paso consiste en aplicar la imprimación, que sirve para ayudar a que la pintura se fije mejor y dure más tiempo. El proceso de aplicación es similar al de la pintura: con un rodillo, iremos cubriendo la superficie. De arriba a abajo y siempre en la misma dirección para no dejar surcos. Para las juntas utilizaremos una brocha fina.

Con una capa es suficiente. La pintura de imprimación la encontrarás en cualquier tienda especializada. Especifica al solicitarla que vas a usarla para aplicarla sobre una pared de ladrillos.

5. Pasadas de nuevo un par de horas, asegurándonos de que la imprimación ha fijado y la pared está lista para recibir su toque de color, procederemos a lavar la brocha y el rodillo a fondo. Para ello, introduciremos en un barreño agua con jabón lavavajillas y lo colocaremos en el plato de ducha o bañera. Meteremos en él el rodillo y la brocha y frotaremos con las manos (¡no olvides tus guantes!) para que desaparezcan los restos de imprimación. Una vez conseguido esto, enjuagaremos con el agua de la ducha o bañera y los dejamos secar.

Por supuesto, lo más rápido es tener preparados un rodillo y una brocha adicionales para proseguir con el trabajo.

6. Ya con el rodillo y la brocha limpios o los nuevos preparados, comenzamos a pintar. Elegiremos el color que más nos guste aunque el tipo de pintura ha de ser de látex (para interior) o acrílica (para interior o exterior). Con la brocha pintaremos primero las juntas (recuerda: siempre en la misma dirección, en este caso de izquierda a derecha o viceversa y empezando por la parte superior de la pared); y después emplearemos el rodillo para pintar las caras: de arriba a abajo y de izquierda a derecha.

7. Deja secar un día antes de volver a colocar muebles y cuadros. ¡Y a disfrutar de tus ladrillos de color!

Como para pintar las paredes de ladrillo
pintores express

Queremos ayudarle

Complete aquí gratis y sin compromiso nuestro formulario para obtener un presupuesto de servicios de pintura de inmuebles en España

QUIERO UN PRESUPUESTO